Aquí estoy otra vez para contaros historias, para compartir con vosotros mis experiencias…

Después de unas Navidades increíbles…con la suerte de poder dar una sorpresa muy grande a la familia y los amigos…estoy de vuelta en la casa de este período de mi vida…con las pilas cargadas para seguir adelante, aportar lo que pueda y aprender muchísimo cada día.

Durante el primer mes de estancia aquí, básicamente me empapé de qué iban los proyectos que estábamos haciendo, las relaciones con las comunidades, las alcaldías, las necesidades y lo que podían aportar los propios beneficiarios de estos proyectos,… A la vuelta de Navidades ya comenzaba una segunda fase en la que podría trabajar más a fondo y autónomamente…y esto me alegraba mucho…intentar devolver a Ongawa la confianza que me estaban dando y aportar mi granito de arena a estas comunidades en las que iban a disfrutar de un derecho básico…el derecho humano al agua y también al saneamiento.

Veis la iglesia...a la derecha un tejadito rojo...esa es mi casa!

Veis la iglesia…a la derecha un tejadito rojo…esa es mi casa!

Y como es un día cualquiera…antes de nada, quizás me repita en alguna cosa…me lo perdonaréis, verdad? 😉 Estoy viviendo en una habitación en casa de la Sra. Maruca, una abuelita bastante curiosa. Las habitaciones que alquila son totalmente independientes a su casa… sencillas pero cómodas y ahora que por fin ya funciona la ducha y me puedo ahorrar el paseíto matinal o otra habitación que estaba vacía para ducharme, pues mucho mejor…porque el tiempo por las mañanas es helado como dicen aquí…septiembre/octubre de España más o menos.

Asamblea comunidad Estación-Cerro Grande

Asamblea comunidad Estación-Cerro Grande

Pues mi despertador suena a las 6:30 de la mañana…y no es un despertador convencional, son unas campanas gigantes de la Iglesia de Jinotega que está pared con pared…si me duermo, repiten a las 6:45 y el último aviso es a las 7 para la entrada a misa…os puedo asegurar que con el toque de las 6:30 es más que suficiente. Para que os hagáis una idea de la cercanía de la iglesia…en el otro cuarto donde me duchaba se oían los cánticos y las lecturas…un pequeño xoc de buena mañana. Desayuno en la habitación, galletas, zumo…algo así porque la mayor faena es no tener cocina. A las 8 entramos en la oficina.

Había llovido un poquito ese día...

Había llovido un poquito ese día…

En Nicaragua, Ongawa tiene unos 15 empleados de los cuales la mayoría estamos aquí, en Jinotega y unas cuantas compas en Managua. Todo el equipo es Nica y yo soy el chelito acogido!jeje. Tengo previsto un blog sobre curiosidades nicas pero ya os adelanto que chele es como llaman aquí a los blancos sean locales o extranjeros.Por la mañana, solemos trabajar en la oficina, preparando las visitas de la tarde, actas de trabajo, metodologías, revisando el estado de los proyectos, etc… Luego a las 12 paramos para comer hasta la 1:30 y por la tarde acabamos a eso de las 5:30.

Una sesión de trabajo cualquiera...

Una sesión de trabajo cualquiera…

La parte de mis tareas de dar soporte y acompañamiento a los comités de agua potable y saneamiento implica salir a visitar comunidades prácticamente a diario. Como los miembros de estos comités son totalmente voluntarios y tienen sus tierras que cultivar, su ganado que cuidar, etc… solemos quedar con ellos a partir de la 1:30-2 de la tarde. Las distancias a las comunidades son relativamente cortas en kilómetros pero aquí las distancias deben medirse en tiempo. Llegar a San Rafael o a La Concordia es cosa de media horita más o menos, pero llegar hasta las comunidades implica caminos tierra y piedras que hacen que nos demoremos como mínimo 45min a las comunidades más cercanas. Yalí está a más de una hora y desde San Rafael parte una carretera hacía allí sin asfaltar de unos 17kms…el primer día se me hizo pesado de saltar y saltar sobre el asiento…ahora ni me entero!!jeje. Por ello cuando vamos a Yalí tenemos que salir antes porque podemos tardar hora y media para llegar a algún sitio. Eso hace que muchos días partamos sobre las 12 de Jinotega, comamos en algún sitio de paso y luego vayamos a las comunidades para aprovechar al máximo la tarde. Normalmente acabamos volviendo más tarde de las 5:30, pero bueno…como a esa hora ya comienza a oscurecer, poco se puede hacer en las comunidades y como tarde estamos a las 7 en casa.

Asamblea en la comunidad de El Regadío

Asamblea en la comunidad de El Regadío

Nuestro equipo puede desplazarse en moto de montaña o en camionetas (pick up). En mi caso, siempre es en la pick up y sin conducir yo…yo tampoco me fiaría de mí por esos caminos!!jeje. Tal como nos hemos organizado, mi compañero Raúl apoya a 5 comités y yo a los otros 5. Él me deja en una comunidad de las mías y se va hasta la suya más cercana y de vuelta pasa por mi y nos volvemos por la carretera de San Rafael a Jinotega, si es de noche, esquivando bicis, motos, camiones (todos estos sin luces), algún que otro bolo (borrachillos), ganado y incluso algún caballo negro que hemos visto bastante de cerca.

Tal como nos lo hemos planteado, lo que intentamos en las comunidades es explicarles a los miembros del comité como gestionar la administración del servicio de agua potable, con una serie de libros de seguimiento que les vamos explicando de forma práctica. El servicio de agua no es gratuito, los beneficiarios pagan una cuota mensual, con el objetivo de que el comité pueda afrontar sus gastos ordinarios y extraordinarios en caso de averías en el sistema, es decir, con el objetivo de hacer sostenible el sistema. La mayoría son libros de contabilidad básicos, usándolos de la forma más sencilla y clara posible.

Juramento de los miembros del comité

Juramento de los miembros del comité

Cuando llegamos ya es hora de cenar que hemos comido a las 12!

O me preparo un bocata o similar en casa o me compro una papa rellena o unos tacos en la calle y me los traigo a la habitación o salgo a cenar…variando un poco para no aburrirme de ninguna opción. Luego peli, serie, leer un rato, escribir como hoy y como hace años que no hacía, muchos días a las diez y media o las once puedo estar perfectamente dormido hasta que vuelvan las campanas para darme los buenos días… 🙂

Anuncios